lunes, 1 de septiembre de 2008

Dulces mañanas




-Linda Lotte dejó vagar su mente. Linda Lotte pensó: "¿qué me gusta más: las muñecas, los duendes o el calzado?¿Los acertijos, los vestidos...

-...merendar en el ático...

-...los bombones...

-...padre tocando el violín...?

-No, lo que más quiero, -dijo Lotte- es poder dormir en mi cama."



("El Fantasma de la Ópera")



Muy pocas han sido las ocasiones en las que la vida no me haya sonreído; y por eso, siempre, yo le agradezco el gesto. :)

10 comentarios:

Jorge dijo...

Pues mi vida debe de estar amargada, porque no sonríe ni patrás!
Un besito prima, por cierto a los comentantes: el dibujo era más bonito al natural.

Me debes uno de un ferrari creo...

Kodama San dijo...

Eso puede darse por dos razones, una: eres tan pilas que siempre de alguna manera esquivas las malas jugadas de la vida con buenas decisiones y harta respondabilidad!; o dos:que tienes mucha muchísima suerte jejeje.

Yo soy de las personas que aprendieron por las malas, pero ya ni modo, el chiste es aprender :P

A. dijo...

Me gusta la sensación de serenidad. Los dos tumbados mirando al mismo lado de la cama.

Te propongo un reto. Dibuja lo que crees que tu espejo ve todas las mañanas, al entrar tú en el servicio.
100% natural

Un abrazo E.

Noor dijo...

*Pone una mano en su pecho, sonríe y dice "BDAAAA" al tiempo que señala la artista.

:*********************!!!!!!

Cirus dijo...

^^

nice, estan unidos por la cadera, que sutil

Eric Orchard dijo...

Beuatiful work!

Little grasshopper dijo...

la vida es dura, aprovechemos los momentos que nos da de risas

el gatito no es cuco, es mucho más que eso! :D

---Carlos Lluch--- dijo...

Gracias por tu comentario!
ke vaya bien y animo

Nieves75 dijo...

Enternece ver esta imagen típica de un día tranquilo, sin prisas. De esos días quedan pocos, así qu a aprovecharlos. =)
Un besazo.
Nieves

Lindalotte dijo...

Me ha encantado este fragmento del fantasma de al opera, que por cierto es mi película o de mis películas preferidas. Eso sí nunca he llorando tanto con ninguna otra.
Y tanto es así, que no tienes más que ver cual es mi "nombre"