martes, 6 de octubre de 2009

De nubes grises y soliloquios





No sé desintoxicarme del otoño.

Algo raro me pasa por dentro. Se me dilata la sonrisa y exploto con todo mi cuerpo sin hacer ruido, como ese gruñido de arena que se guarda en la garganta cuando estás a punto de gritar. Me encanta tener que llevar las manos en los bolsillos porque empieza a hacer frío y cuando piso una hoja seca sin querer tengo que apretar la mandíbula para no soltar una carcajada; me vuelvo una niña pequeña, en serio. Soy una maldita adolescente bipolar y me dejo empapar cuando me pilla un chaparrón desprevenida, desafiando a los paraguas como si lleváramos años en rebelión privada. Yo no sé qué sucede, pero hay un segundo concreto en ciertos días que siguen un orden aleatorio, en que las palabras se traducen en milímetros de mi piel y se encaraman a mí, y siento cada sílaba mil veces más, y me duelen, me obsesionan, me apetecen, me hacen llevarme las manos a la boca o llorar sin soltar una sola lágrima. Me vuelvo totalmente vulnerable.

No sé si quiero desintoxicarme del otoño.



13 comentarios:

Dara Scully dijo...

Yo no querría. Sabe demasiado bien y las sonrisas que te saca son de las de guardar en tarros de mermelada para cuando se anda escaso.


miau
gigante
de
pintura,
señorita :)

X dijo...

Me gusta el otoño casi tanto como el invierno, a veces hasta más, pero solo a veces. Empaparse bajo los chaparrones es vivir. Los paraguas para el resto. :-)

Kodama San dijo...

Linda canción :)

Acá no tenemos las cuatro estaciones, apenas es verano e invierno (sin nieve). Aunque muchas veces parece que el invierno no llega, o que el verano no llega o el mismo día puede ser verano o invierno en el lapso de apenas una hora. Como sea, creo que me he vuelto menos amante de la lluvia porque ahora siento frío, y son fan número uno del sol, lo busco en todo momento y me alegra su presencia... y me vuelvo niña caminando con el sol; me saco los zapatos para sentir el sol en los pies desnudos... si te contara...

Entiendo tu sensación y te imagino, y me encanta lo que veo. ¿qué más da que seas una adolescente bipolar? si hemos venido para vivir, como sea, pero vivir!

Un abrazo!.

Kodama San dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
sahira dijo...

yo tmp se si quiero desintoxicarme , la primavera y el otoño son las dos epocas del año que mas me gusta. No sientes ni frio ni calor, solo te abrigas con una chaquetita. Es estupendo el otoño todo tiene un color marron de viejo y perecedero.



miau

Jorge dijo...

SANTA BÁRBARA?

Jajajajajaja!

ANA dijo...

No lo hagas...
Siente, vive, disfruta, sumérgete... No hay nada mejor como disfrutar los cambios de estación y reconocerlo...


muaaa

Hyku dijo...

Sin bipolaridad no hay creatividad

Otoños de besos

La pequeña Lo dijo...

Me encanta la foto, el color.

danae rain dijo...

A mi el otoño me transforma, no sé decirte exactamente cómo, experimento un cambio de luz que me agrada pero que me produce cierta melancolía. Preciosa foto. Besitos

Anónimo dijo...

Porque cuando sales a la calle,caminas con tu música en oído y cabeza y empieza a llover sobre tu frente,te envuelves en una propia burbuja que hace que todo lo demás parezca nimio, sois tu y la lluvia

Sebastià Martí dijo...

yo soy una víctima otoñal, me gusta el estado de ánimo marrón y encima me voy haciendo mayor...
quieres posar?
besos

Manuel dijo...

El viento frío del otoño se lleva las hojas secas... es necesario deshacernos de lo superfluo... para renacer de nuevo...