domingo, 20 de diciembre de 2009

Princesilla de alquitrán

-Esa Bocacloaca es una niña de mierda ¿De qué cree que va? Con doce años y dice que se pone el sujetador de su madre, já, me sacará dos años, pero eso no se lo creen ni las pulgas de mi cama.-aseguró el niño moreno zarandeando el dedo índice ante los ojillos asustados del menudo castaño- Mira, Julio, a mi me da igual que te haya metido esa lengua cubierta de alquitrán desde la campanilla hasta el culo, yo sólo sé que no es de fiar. Así que ya puedes irte quitando a esa chusma rubita de la cabeza; Jonás no la aceptará, yo no la aceptaré y nadie más lo hará, ¿entiendes? –puso los brazos en jarra, adoptando una aptitud de resabido- Una rata tiene cosas mucho más importantes que hacer que andarse juntando con zorritas; bastante gente ya nos roba el queso en este barrio. Y no hables más del tema si no quieres que te zurre otra vez en esa nariz de llorica.-terminó, amenazándolo con el pequeño puño sucio y raquítico.

Julio se limpió los mocos con la manga de puño a codo, asintió y se agachó fingiendo tener los cordones desatados para volver a mirarla una vez más, la que sabía que sería la última.





Aún cuando sus pisadas llegaron estrepitosas entre guijarros y polvo al barrio de los mendigos, llevaba esa imagen en su cabeza. No quería olvidarla por nada del mundo.

8 comentarios:

J. Manuel Chico dijo...

¿Y este texto? ¿Lo tenías ya escrito? Qué bueno.

¡Abrazos!

X dijo...

I like it.

Ninfa Poética dijo...

si no quiere olvidarla que no lo haga
no importa lo que diga la gente, lo único que importa es lo que nos manda el corazón

Esther dijo...

Jose, la verdad es que lo escribí al encontrar la imagen... Me chocó muchísimo la pose de la niña.

Por cierto no soy capaz de comentarte en el blog por el sistema este de correo nuevo que pusiste :S ¡pero sigo leyéndolo!

Coyote dijo...

Me encantó :)

ampa dijo...

Si, es que vaya imagen, aunque en mis tiempos de colegio, la mayoría de mis compañeras a los 11 años, estaban más que repasás.

Ten suerte mañana!!!

Kodama San dijo...

Qué buen texto ESther!! me ha encantado y me he quedado un buen rato mirando la foto de la niña... tantas cosas se vienen a la cabeza!!

Eva Magallanes dijo...

Hola Esther, me he paseado por tu blog hasta llegar a esta imagen y este post y he sentido un estremecimiento que me hiela el alma. Esta fotografía se ve cada vez más a menudo en las calles del planeta, niñas de carne y hueso a las que les han robado la infancia. ¿Qué hemos hecho o que no hemos hecho como sociedad "humana" para convertir a la niñez en este engendro?.
Amor es lo que no han tenido estas zorritas y eroticidad precoz, falsa, vacía y desolada es lo que han tenido en abundancia.

Pd: gracias por tu cálida acogida en Una idea, mucho arte.
Un abrazo cordial!