miércoles, 13 de enero de 2010

Salamanca, je t'aime


Han pasado 14 meses, no llega ni a dos años… y, a día de hoy, yo nací en Salamanca.

Nunca jamás me he sentido patriota, mentiría si digo que he valorado como se merece la tierra que piso, no lo haría si digo que llegué a odiarla, odié Plasencia, Cáceres, y España entera. Y llegar aquí, patearme de arriba abajo cada calle de esta ciudad, cambió mi pequeña mente hermética, mi propia versión del mundo. No sé si será el frío, el café o la lluvia, o las tres cosas a la vez, la misma trilogía-recurso que no se me va de la cabeza y está siempre ahí. Como las cosas que han surgido con ellas, como los momentos que realmente dan sentido a esas tres palabras y a la propia Salamanca.

Sé que cada uno guarda lo mejor de su vida en un lugar concreto, se que para unos es Madrid, para otros Granada, Barcelona, Praga… es un secreto a voces, y me gustaría que cada uno lo compartiera aquí, en este post.

Yo, por mi parte, os dejo algunas fotos que hice el otro día en una escapadilla, para que, quien no la conozca, tenga al menos una vista periférica de Salamanca y le entren ganas de charlar un rato con ella.













9 comentarios:

Manu Ruiz-Roso dijo...

Yo llevo sólo aquí poco más de cuatro meses y ya la siento bastante mía.

Salamanca, ich liebe dich.:D

X dijo...

Siempre he querido conocer Salamanca, siento que representa de algún modo a toda la comunidad, la España antigua, fría y seca de interior. Entiendo ese "a día de hoy, yo nací en Salamanca" y ni siquiera me sorprende, porque es la ciudad donde estás viviendo lo que deberían ser los mejores años de tu vida. Supongo que eso cambiará con el tiempo: mi abuela, por ejemplo, nació en Melilla y lleva casi setenta años en Valencia, pero si le preguntas te dirá que es de Almería. La verdad es que en esta etapa de mi vida no tengo las ideas muy claras a este respecto, ya no sé si uno es de donde nace o de donde vive, o de un sitio diferente por algún motivo que no es necesario conocer. Sé que ahora mismo soy de Cardiff, pero que llevo unos pocos años amando Valencia como no lo he hecho nunca, que siempre he dicho que si me quedo en España quiero que sea Barcelona, pero que no quiero quedarme en España, que quiero vivir en Londres, que tengo que volver a París, que tengo que conocer NY... no lo sé. No tengo ni idea de qué va a ser de mí ni dónde. :-)

Oihane dijo...

Entiendo bien cómo te sientes... Llevo 23 años viviendo en Sopelana, pueblo costero de Bizkaia. Aquí he hecho la carrera de Biología, ya que la universidad está en un pueblo cercano. Siempre me ha gustado esto, pero hace ya tres años que se me empezó a quedar muy pequeño, empezé a sentir claustrofobia y comenzé a soñar con otros lugares, otras cosas, otra vida... Así que en mis ansias de tener una experiencia diferente, rellene papeleos varios y a principios de 2009 me fui de erasmus a Florencia. Y qué puedo decir... Los mejores 6 meses de mi vida. Y una ciudad que ocupa un lugar desproporcionado en mi corazón, que pronto se convirtió en parte de mí y yo en parte suya. Un lugar al que estoy segura volveré algún día, para volver a quedarme...

Proyecto de Escritora dijo...

Unas fotos preciosas. :)

Ana Gonzalez dijo...

Yo cuando me vi en medio de la plaza mayor de Salamanca, fue una sensacion increible, ¡que pedazo de plaza! ¡que espacio tan espectacular! me encanto.

Hyku dijo...

En efecto, para no tener playa, es una bonita ciudad...
;-)

Besos turísticos

Carmen* dijo...

una ciudad con tanta historia, tanta tradición literaria y tan hermosa.

Es un pecado no haber ido nunca a Salamanca.

Has vivido en Plasencia? Pues es una ciudad expectacular, ya Cáceres ni te dijo, no tiene mucho que envidiar a salamanca ehh. Viva extremadura!

Un beso!

Dara Scully dijo...

Yo la quierodio, ya sabes por qué :)


miaumiau

Esther Morales dijo...

Pues sí, nací en Plasencia y vivo allí cuando no estoy en Salamanca estudiando... pero, como todo adolescente con ganas de ver mundo y salir del nido, llegué a odiarla hace unos años :P Ahora, más o menos, nos llevamos bien.